Visión General de Geología

Gran parte de la posición de área altamente prospectiva de Canacol está en la Cuenca del Valle del Inferior del Magdalena (VIM) situada en la parte noroeste del país, que tiene una larga historia productiva. El primer descubrimiento de gas se hizo en 1943. La actividad de exploración posterior ha resultado en el descubrimiento de al menos 20 campos de gas significativos con más de 20 BCF de gas cada uno, y numerosas acumulaciones más pequeñas.

La cuenca del VIM es una cuenca de antearco relacionada con la convergencia de las placas de corteza del Pacífico y América del Sur con subducción asociada y deformación de rumbo. La cuenca está sustentada por la corteza continental y limitada al oeste por el prisma acrecional de Sinú-San Jacinto. El yacimiento principal en la cuenca consiste en gruesos clásticos marinos continentales a marginales de la Formación Ciénaga de Oro ("CDO") con edad del Eoceno al Mioceno Inferior depositados en un entorno transtensional activo directamente sobre el basamento. Regionalmente, CDO está cubierta por gruesos esquistos marinos de la Formación Porquero, que proporcionan una excelente litología de sello superior. Arenas de anteplaya de nivel bajo están presentes en la secuencia de esquisto marino, y representan un objetivo secundario menos profundo del yacimiento con potencial significativo en Porquero. En toda la cuenca, la fuente del gas predominantemente seco generalmente se atribuye a las rocas madres en el esquisto de Porquero y los carbones de CDO.

Parte de la exitosa estrategia de gas de Canacol fue reconocer la oportunidad presentada por la parte sur de la cuenca del VIM con tendencia al gas, dada la probabilidad de un fuerte crecimiento en la demanda de gas seco en los mercados locales. La naturaleza seca del gas producido permite la venta a través de la red de distribución de gas con un procesamiento mínimo, lo que reduce los requerimientos de capital y costo operativo, y respalda las altas tasas de retorno de la inversión que Canacol ha logrado históricamente con sus desarrollos de gas. Otra clave del éxito de Canacol ha sido la aplicación exitosa de moderna interpretación de sísmica de 3D para resolver geometrías de trampa que representan en gran medida bloques de horst y anticlinales de tres vías con fallas. El riesgo de exploración se mitiga aún más por la aplicación exitosa de métodos de amplitud versus desplazamiento (AVO) como un indicador directo de hidrocarburos (DHI), lo que ha resultado en un aumento significativo en el éxito de perforación de exploración en los dos tipos principales de área de exploración de la compañía en las Formaciones de CDO y Porquero.

El tiempo ha sido clave para el éxito de la compañía. Canacol entró en el negocio del gas cuando los grandes yacimientos de gas convencional de Colombia se acercaban al declive terminal de su vida productiva, en un momento en que la demanda de gas del país estaba aumentando constantemente. Desde 2012, este déficit emergente de suministro de gas a nivel nacional ha apoyado la fijación de precios sólidos, así como la creciente demanda del gas natural de Canacol.

Recientemente, Canacol participó en una Ronda de Licitaciones y presentó ofertas exitosas sobre dos nuevos contratos de exploración ubicados en la cuenca del Valle Medio del Magdalena (VMM) situada en el centro de Colombia.

La cuenca es una prolífica cuenca intermontana con una larga historia de producción de hidrocarburos convencionales. El desarrollo de la cuenca comenzó en el Triásico con la fractura y separación de América del Norte y del Sur a lo largo de la zona de subducción andina. La sucesión sedimentaria de intra-arco fue dominada por clásticos de origen oriental que representan los principales yacimientos convencionales de arenisca en la cuenca. En un entorno más distal, la cuenca está dominada por esquisto marino y carbonatos, incluidos varios intervalos de roca madre. El más prolífico de ellos, la Formación La Luna, de la edad Turoniana-Coniaciana, y sus equivalentes laterales, son la principal fuente de petróleo y gas natural de la cuenca. La deposición marina en la cuenca fue terminada en la edad Maastrichtiana por la acreción de la Cordillera Occidental Andina. La sedimentación posterior de la edad Terciaria estuvo dominada por clásticos no marinos derivados de eventos orogénicos importantes más locales relacionados con la elevación de la Cordillera Oriental Andina de la edad del Mioceno. Los descubrimientos históricos en la cuenca (1.9 billones de barriles y 2.5 TPC) han sido en gran parte de yacimientos clásticos terciarios en trampas estructurales convencionales procedentes de los esquistos del Cretácico, aunque hay una serie de pozos con muestras, pruebas y producción del intervalo de roca madre del Cretácico.

La superficie de Canacol en la cuenca representa una nueva área central con potencial de gas natural convencional. Durante los próximos tres años, la compañía se embarcará en un amplio programa de exploración que incluirá estudios geológicos de investigación, adquisición de sísmica de 3D y perforación exploratoria en los nuevos bloques.